Loading...

PILATES Y EL EMBARZO

Escrito por Paola Ramirez.

El método pilates es algo novedoso en nuestro país y más aún la práctica de estos ejercicios en mujeres embarazadas. Pilates es un sistema de entrenamiento físico a través del cual el practicante busca alcanzar una armonía entre el cuerpo y la mente, una forma física estética y proporcionada, una postura correcta, concentrándose principalmente en trabajar la fuerza, resistencia y flexibilidad de los músculos y articulaciones. Este método fue creado por el  Alemán Joseph Pilates, en el siglo XX, y sus conceptos están basados en filosofías y disciplinas físicas y mentales de oriente y occidente, como el yoga y la kinesiología.

Durante el embarazo el cuerpo de la mujer sufre cambios y muchas adaptaciones fisiológicas y anatómicas considerables, algunas mujeres llegan a sentir algún grado de limitación en ciertos movimientos, los músculos de la pared abdominal se estiran debido al crecimiento del bebé y, como resultado, pueden debilitarse, lo que les dificulta tener una buena postura a medida que transcurre el embarazo. Los músculos del suelo pélvico también sufre una gran tensión y tienden a estirarse ya a descender más en la pelvis, debido al peso del bebé, provocando cierto grado de incontinencia urinaria o escapes de orina ante situaciones de esfuerzo como toser, reír y estornudar. Por esta razón es importante que la embarazada realice algún tipo de actividad física que favorezca el sano desarrollo del embarazo, le ayude a mantener su figura, fortalecer y tonificar su musculatura y a alcanzar un estado de relajación y bienestar. Con la práctica regular de los ejercicios de este método y la asistencia de un profesional competente, se puede lograr todo lo anteriormente mencionado.

embarazada2

Al ser un programa de ejercicios diseñado para fortalecer y tonificar los músculos mediante un suave estiramiento, permite el acondicionamiento cardiovascular, fortalecer la musculatura, aumentar la flexibilidad, mejorar la postura, la coordinación, la respiración y la concentración.

Además, a través de su práctica, la mujer embarazada conocerá mejor su cuerpo y aprenderá a “escuchar” sus mensajes, dominará de mejor forma y conscientemente sus movimientos lo que contribuirá a disminuir la ansiedad propia de su condición, permitiéndole vivir y disfrutar de este trascendental período de su vida de forma saludable.

Los beneficios se notarán en el área pélvica, la zona abdominal, los glúteos y en la fuerza de los brazos, que deberán estar fuertes para sostener al recién nacido. La respiración es muy importante en la práctica de cada movimiento y esto también ayuda a prepararse para una correcta respiración durante el parto.

Por ello es un sistema de acondicionamiento ideal para mujeres embarazadas y una excelente alternativa para la recuperación post-parto, siendo un sistema seguro tanto para la madre como para el bebé.

Todas las embarazadas que deseen comenzar o continuar con el ejercicio durante el embarazo deben contar con una autorización médica correspondiente. A todas las mujeres que no han realizado ningún deporte o actividad física en el último año, se recomienda esperar hasta la semana 12 de embarazo para comenzar con las sesiones de Pilates.

Las clases se deben tomar en forma semi personalizada o personalizada ya que sería muy difícil para el instructor adaptar todos los ejercicios de una clase estándar o las necesidades de este tipo de personas y quizás no pueda prestar la atención necesaria en el caso. Por otra parte los instructores deben estar debidamente formados y preparados, tanto intelectualmente como psicológicamente para poder acompañar y contener a la mente logrando que esta se sienta segura y sin la sensación de que la actividad que está realizando puede ser riesgoso para ella o el bebé.

 

paola

Suscríbete a nuestra newsletter y sé el primero en enterarte de todo lo que tenemos para ti.
Mente Sana & Cuerpo Sano.

Teléfono
93 203 31 37
Dirección
Correo electrónico
 Previous  Cerrar Siguiente